lunes, 25 de octubre de 2010

Un año en la Provenza - Peter Mayle

Título en inglés: A Year in Provence

[Llevo mucho tiempo sin aparecer por aquí y muchos libros sin comentar. Durante este tiempo he leído muchos libros, sobre todo en inglés. Intentaré recuperar el tiempo perdido.]

Hoy hablaré de Un año en la Provenza, que no es una novela, pero tampoco pretende ser un libro autobiográfico. Es algo a medio camino. No pretende ser periodismo pero tampoco intenta llegar a la comicidad ni dejar de ser real. Sin embargo, hay algo en esta historia que no acaba de cuadrar.
El libro se divide en doce capítulos, lógicamente dedicados cada uno a un mes del año. Hacer algo desde el principio está bien, pero la historia hubiera mejorado si en vez de hacer enero-diciembre hubiera buscado otro orden. Y es que no da la sensación de haber sido escrito al final del mes, aún menos durante, sino más bien a 'cuita corrents' (como decimos los catalanes) justo antes de que se le acabe el tiempo para entregarlo al editor. Las anécdotas se suceden pero no hay una historia que las una. Miento, sí la hay: los únicos motti (sí, yo uso el plural en italiano) que hay son la comida y la rehabilitación de la casa. Justo se acaban de comprar la casa en enero y evidentemente es casi el día de fin de año cuando se terminan las obras. Por una vez el tópico del "mañana, mañana" no nos lo plantan a los españoles, sino que son los franceses los que lo reciben.
Es realmente eso de lo que va el libro: una sarta de tópicos y anécdotas enlazadas como medianamente pudo mientras desayunaba un día de sol en una terraza. Eso sí, la terraza del café del pueblo, porque el tipo es inglés, pero intenta integrarse en la comunidad. ¿Lo consigue? Pues no. Más bien se mantiene dentro de su burbuja. Las únicas relaciones que mantiene son con trabajadores y un vecino loco que encarna lo que los ingleses piensan que son los franceses; yo dudo que éste esté, precisamente, basado en un personaje real.
Y el personaje realísimo que sólo se menciona dos veces es, sin ir más lejos, su mujer. Algo extraño. Aunque claro, quizás ella quiso mantener su privacidad; que estés casada con él no le da todos los privilegios.
La comida, como decía, es el otro motto. Los ingleses tienen eso de que en otros países se come 'de verdad' (aunque no hacen nada para mejorar su situación). Así que Mayle se dedica a nombrar (tras probarlos) las "rarezas" de la comida provenzal. Para mí, que soy catalán, me parece todo de lo más normal.
At lunch, I told Tony that I wouldn’t be going with him and the agent that afternoon. He was surprised that I had anything better to do, but ordered a second bottle of wine.
Hay algo que me ha costado mantener en la cabeza: estamos a finales de los ochenta. No porque no sea obvio, sino porque la historia es muy diferente hoy.
No soy mucho de leer literatura de viajes, pero espero que la próxima vez sea mejor.
  • Nota: 5/10
  • Destaco: es una primera aproximación a la literatura de viajes y además de fácil lectura.
  • Algo negativo: si no sabes francés, o no lo sobreentiendes, puedes perderte en las explicaciones.
  • Pantalla: fue adaptada a una serie de televisión de poco éxito. Además, se hizo una película de su novela A Good Year (Un buen año) dirigida por Ridley Scott y con Russell Crowe que tiene una historia similar. Aún no la he visto, pero lo haré pronto.
  • Secuelas: tiene tres: Tojours Provence, Encore Provence y French Lessons.
  • Recomiendo: tiene ilustraciones así que si vas a comprarlo y tienes opción de comparar ediciones, hazlo, pues no son las mismas. La edición de Pan Books está bastante bien pero otras ediciones más antiguas son más bonitas. Penguin no es muy bonita.

No hay comentarios: